La vivienda, la atención médica, el acceso a alimentos adecuados, al agua, a la educación, a la cultura y al trabajo, son derechos humanos que posibilitan a las mujeres –y a todas las personas-, vivir en condiciones compatibles con su dignidad humana y gozar de un nivel de vida adecuado; y por lo tanto, colocarlas en posibilidades de alcanzar el máximo despliegue de sus capacidades y potenciales. En el mundo la falta de acceso a los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (DESCA) se vuelve un obstáculo mayúsculo para que las mujeres se incorporen en igualdad de condiciones (respecto de los hombres) al desarrollo y a la toma de decisiones sobre su entorno, que desde siempre les han correspondido, pero que aún en la actualidad en tantas latitudes se ve anulada todos los días por medio de una violencia, exclusión, marginación y discriminación rampantes.

Haz click AQUÍ para ver la nota completa

mujeres_lucha-635x330