Derecho a la alimentación

halimentacion

¿Qué es?

“El derecho a la alimentación adecuada se ejerce cuando todo hombre, mujer o niño, ya sea sólo o en común con otros, tiene acceso físico y económico, en todo momento, a la alimentación adecuada o a medios para obtenerla”. Asimismo, “El derecho a la alimentación adecuada comprende la disponibilidad de alimentos en cantidad y calidad suficientes para satisfacer las necesidades alimentarias de los individuos, sin sustancias nocivas, y aceptables para una cultura determinada y la accesibilidad de esos alimentos en formas que sean sostenibles y que no dificulten el goce de otros derechos humanos”. (Párrafos 6 y 8 de la Observación General No. 12 del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales)

“Toda persona tiene derecho a una nutrición adecuada que le asegure la posibilidad de gozar del más alto nivel de desarrollo físico, emocional e intelectual”

(Primer párrafo del Artículo 12o del Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales “Protocolo de San Salvador”)

CONCEPTO AMPLIO Y CONTENIDO ESENCIAL

El derecho humano a la alimentación está incluido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (art. 25) y en varios tratados internacionales de derechos humanos de carácter vinculante para los estados, entre ellos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC), en su artículo 11[1]. Por su parte el órgano autorizado para la interpretación de este Pacto, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Comité DESC), aclaró el significado y alcance de este derecho, así como de las obligaciones que el Estado tiene para con las personas, a quienes debe garantizar su ejercicio.

De acuerdo con el Comité DESC (Comité de derechos económicos, sociales y culturales, 1999), “El derecho a la alimentación adecuada se ejerce cuando todo hombre, mujer o niño, ya sea sólo o en común con otros, tiene acceso físico y económico, en todo momento, a la alimentación adecuada o a medios para obtenerla” y comprende “la disponibilidad de alimentos en cantidad y calidad suficientes para satisfacer las necesidades alimentarias de los individuos, sin sustancias nocivas, y aceptables para una cultura determinada; la accesibilidad de esos alimentos en formas que sean sostenibles y que no dificulten el goce de otros derechos humanos”.

Es importante resaltar que la construcción y clarificación del significado y alcance del derecho a la alimentación por parte del Comité DESC se ha dado en forma paralela al concepto de seguridad alimentaria desarrollado mayoritariamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), es más, la Iniciativa América Latina y Caribe sin hambre de la FAO concluye que los “Desarrollos legislativos recientes establecen que la seguridad alimentaria y nutricional (SAN) es la realización del derecho de toda persona a tener acceso físico, económico y social, oportuna y permanentemente, a una alimentación adecuada” (Iniciativa América Latina y Caribe sin hambre, 2012), sin embargo para el Comité DESC “El concepto de sostenibilidad está íntimamente vinculado al concepto de alimentación adecuada o de seguridad alimentaria, que entraña la posibilidad de acceso a los alimentos por parte de las generaciones presentes y futuras” (Comité de derechos económicos, sociales y culturales, 1999) y es que no se puede dejar de lado el hecho de que la seguridad alimentaria, como concepto, surge como respuesta a la crisis alimentaria mundial de los setenta con una preocupación enfocada en las fluctuaciones de la disponibilidad de alimentos a nivel país o región y evoluciona rápidamente ya que países con suficientes alimentos a nivel agregado podían tener grandes segmentos de la población con consumos debajo de lo adecuado o incluso poblaciones con hambre (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social – CONEVAL, 2010).

Si bien la definición de seguridad alimentaria evolucionó para destacar el acceso a los alimentos más que la disponibilidad e incorporó explícitamente la necesidad de una dieta sana que incluyera macronutrientes y micronutrientes necesarios (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social – CONEVAL, 2010), el derecho a una alimentación adecuada, en sí mismo posee un alcance mucho más amplio al ligarlo al cumplimiento de otros derechos, al otorgarle obligaciones y responsabilidades a los titulares de las mismas, así como capacidad de exigibilidad por parte de los titulares de derechos y no descansa en un conjunto de políticas dirigidas a combatir el hambre o la malnutrición, o a promover el autoabastecimiento, se trata de la representación del derecho de todos y todas, (Navarrete, 2014) en este sentido, los indicadores parten del contenido amplio del derecho a la alimentación e incorporan algunos desarrollos realizados por la FAO, en el marco de la seguridad alimentaria.

Ahora bien, de acuerdo con el Comité DESC (Comité de derechos económicos, sociales y culturales, 1999) “el derecho a una alimentación adecuada está inseparablemente vinculado a la dignidad inherente de la persona humana y es indispensable para el disfrute de otros derechos humanos consagrados en la Carta Internacional de Derechos Humanos. Es también inseparable de la justicia social, pues requiere la adopción de políticas económicas, ambientales y sociales adecuadas, en los planos nacional e internacional, orientadas a la erradicación de la pobreza y al disfrute de todos los derechos humanos por todos”, resaltando aquí su interdependencia con todos los derechos ya sea como necesario para la realización de otros derechos o como dependiente de otros para su cabal disfrute.

[1] Así como en el artículo 12 párrafo 2 de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW) de 1979; el artículo 24, párrafo 2 (c) y (e) , así como el artículo 27 párrafo 3 de la Convención sobre los Derechos del Niño, de 1989; los artículos 25 inciso f y 28 inciso l de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad; el artículo 47 párrafo 1 de la Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares; los artículos 20 y 23 de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados y de la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas de 1961; los artículos 14 a 19 del Convenio 169 de la OIT sobre los Pueblos Indígenas y Tribales; la Declaración Mundial sobre Nutrición, aprobada en la Conferencia Internacional sobre Nutrición en 1992; la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo de 1994; en la Declaración de Copenhague sobre Desarrollo Social de 1995 y el Protocolo a la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos sobre los Derechos de las Mujeres en África (2003). En el ámbito regional americano los artículos 12 y 17 del Protocolo de San Salvador. (Navarrete, 2014)

CONCEPTO SISTEMATIZADO

Partiendo del concepto amplio y el contenido esencial del derecho a una alimentación adecuada, a continuación se establecen tanto los elementos esenciales como sub-elementos que se incluyen para la construcción de los indicadores del derecho a la alimentación[1]:

cuadro 1 alim pag.

cuadro 2 alim pag.

Por su parte, el DIDH establece que los Estados como titulares de obligaciones deberán respetar, proteger, garantizar y promover los derechos humanos. Respetar es una obligación tendiente a mantener el goce del derecho, y los Estados deberían de abstenerse de llevar a cabo acciones que restrinjan la capacidad de los individuos o grupos para satisfacer sus derechos por ellos mismos o bien, de limitar el acceso a los bienes o recursos necesarios para satisfacerlos. Proteger requiere la adopción de medidas para garantizar que terceras partes no interfieran con su disfrute. Garantizar tiene por objeto realizar el derecho y asegurar para todos, la capacidad de disfrutar de los derechos. Promover busca proveer a las personas toda la información necesaria para asegurar que sean capaces de disfrutar el derecho. Es decir, el Estado tiene la obligación de que las personas conozcan sus derechos y los mecanismos de defensa, pero también el deber de garantizar que sepan cómo ejercer mejor esos derechos. (Navarrete, 2014). A continuación se especifican estas obligaciones del estado referidas al derecho a la alimentación adecuada.

 

cuadro 3 alim pag.

 

[1] Esta propuesta incorpora elementos de las propuestas hechas por Navarrete (2014), CONEVAL (2010), Nájera (2010), Medina y Febrer (2011) y la Observación No. 12 del Comité DESC.

MARCO NORMATIVO

Marco Normativo Internacional
– Declaración Universal de los Derechos Humanos (ONU):

Art. 25. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.

- Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ONU):

Art. 11.1. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona a un nivel de vida adecuado para sí y su familia, incluso alimentación, vestido y vivienda adecuados, y a una mejora continua de las condiciones de existencia. Los Estados Partes tomarán medidas apropiadas para asegurar la efectividad de este derecho, reconociendo a este efecto la importancia esencial de la cooperación internacional fundada en el libre consentimiento.

- Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (OEA):

Art. XI. Toda persona tiene derecho a que su salud sea preservada por medidas sanitarias y sociales, relativas a la alimentación, el vestido, la vivienda y la asistencia médica, correspondientes al nivel que permitan los recursos públicos y los de la comunidad.

- Observaciones Generales de parte de órganos de derechos humanos establecidos en virtud de tratados (Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU):

Observación general número 12, el derecho a una alimentación adecuada.

- Procedimientos especiales del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas.

Relatora Especial sobre el derecho a la alimentación (Sra. Hilal Elver, desde junio de 2014).

Marco Normativo Nacional
– Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

Artículo 4°. …

Toda persona tiene derecho a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad. El Estado lo garantizará.

Artículo 27. …

La capacidad para adquirir el dominio de las tierras y aguas de la Nación, se regirá por las siguientes prescripciones:

XX. El Estado promoverá las condiciones para el desarrollo rural integral, con el propósito de generar empleo y garantizar a la población campesina el bienestar y su participación e incorporación en el desarrollo nacional, y fomentará la actividad agropecuaria y forestal para el óptimo uso de la tierra, con obras de infraestructura, insumos, créditos, servicios de capacitación y asistencia técnica. Asimismo expedirá la legislación reglamentaria para planear y organizar la producción agropecuaria, su industrialización y comercialización, considerándolas de interés público.

El desarrollo rural integral y sustentable a que se refiere el párrafo anterior, también tendrá entre sus fines que el Estado garantice el abasto suficiente y oportuno de los alimentos básicos que la ley establezca.

- Ley Agraria (D.O.F. 26 de febrero de 1992. Última reforma publicada D.O.F. 9 de abril de 2012)

- Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (D.O.F. 18 de marzo de 2005)

- Ley de Desarrollo Rural Sustentable (D.O.F. 7 de diciembre de 2001. Última reforma publicada D.O.F. 12 de enero de 2012)

- Ley Federal de Producción, Certificación y Comercio de Semillas (D.O.F. 15 de junio de 2007)

- Ley Federal de Sanidad Animal (D.O.F. 25 de julio de 2007. Última reforma publicada D.O.F. 07 de junio de 2012)

- Ley Federal de Sanidad Vegetal (D.O.F. 5 de enero de 1994. Última reforma publicada D.O.F. 16 de noviembre de 2011)

- Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables (D.O.F. 24 de julio 2007. Última reforma publicada 23 de enero de 2014)

alim-Copy-Copy-1-1


Indicadores

indicadores

Los indicadores son una forma de vigilar el cumplimiento del Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (DESCA) a través de medir el progreso de cada uno los Derechos con el objetivo incidir en el diseño de las políticas públicas de los gobiernos a fin de que la población pueda ejercerlos efectivamente.

Los indicadores DESCA se basan en componentes contenidos en las Observaciones Generales del Comité DESCA, y comprenden la disponibilidad, la accesibilidad, la calidad, la aceptabilidad y la asequibilidad de estos derechos. El orden en que a continuación se han dispuesto estos componentes, responde a la lógica de interrelación de los Derechos Humanos. Esto es, es indispensable que los bienes y servicios públicos estén disponibles para tener acceso a ellos y que estos sean de la calidad adecuada, asequibles para las personas en desventaja y aceptable atendiendo a las personas con respecto a su cultura y costumbres.

accesibilidad disponibilidad calidad asequibilidad
accesibil disponi calidad asequi

3 pensamientos sobre “Derecho a la alimentación

  1. jorge arguello

    que tal amigos, he revisado minuciosamente su información, es muy completa, me encantaría saber si tienen algún conocimiento sobre observatorios de este tipo aca en ecuador, aqui en la universidad donde yo estudio estamos arrancando con esto poro me encantaria tener mas luces referente al tema.. gracias de antemano

Responder a Nora Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>