El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) en riesgo de convertirse en otro organismo capturado por los intereses de los partidos políticos.

La estructura que se propone subordinará la calidad técnica a los intereses políticos, en una instancia que ha dado a los ciudadanos resultados confiables para conocer los niveles de pobreza y la utilidad de los programas sociales.

En este momento se encuentra a discusión en la Cámara de Senadores el proyecto de Ley del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social y las modificaciones a la Ley General de Desarrollo Social, que incluyen disposiciones que ponen en riesgo la autonomía y calidad técnica probadas del CONEVAL, para volverlo un espacio controlado por los partidos políticos.

En el marco de la reforma política de febrero de 2014 el Observatorio de Política Social y Derechos Humanos de Incide Social A.C. señaló su preocupación por la modificación del artículo 26 constitucional en el cual se dio autonomía constitucional al CONEVAL pero se modificó la integración del órgano de dirección de este organismo, que gozaba de autonomía técnica y con ello dio importantes resultados en la medición de la pobreza y la evaluación de la política social. Hoy esta preocupación se reaviva.

La necesidad de establecer controles y equilibrios –checks and balances-, en el ejercicio del poder público derivado de los habituales excesos en que incurrían los tradicionales poderes y otros factores reales de poder, justificaron la creación de una serie de órganos constitucionales autónomos como la CNDH, el IFE ahora INE, el IFAI y el Banco de México a los cuales se suma ahora el CONEVAL. El objetivo del diseño de estos órganos era desempeñar tareas especializadas con independencia de criterios dictados por los tres poderes y por la situación coyuntural dada…

Leer el pronunciamiento completo aquí