La economía informal es la población que se encuentra en el mercado laboral, sin embargo, a diferencia de los trabajadores con empleo formal, en el mercado laboral informal no cuenta con la seguridad social, que perciben salarios menores al salario mínimo, que no cuentan con un contrato y/o se encuentran en condiciones críticas de ocupación. Es decir, que los trabajadores en el mercado informal se encuentran desprotegidos por parte del Estado.

La economía informal se suele relacionar con la pobreza ya que se dice que este tipo de condiciones de trabajo favorecen la aparición o la persistencia de la pobreza. Una de las razones de que la economía informal existe es que hay personas que están dispuestas aceptar las condiciones inaceptables en el mercado laboral informal con tal de tener un trabajo para poder satisfacer sus necesidades básicas. Además, la economía informal la mayoría de las veces suele tener salarios menores al salario mínimo, por lo tanto, esto hace que se propicie la pobreza.

En el siglo XXI se han desarrollado nuevas formas de contratación que favorecen la existencia de la economía informal, una de estas prácticas es el outsourcing, que significa que una empresa contrata a una empresa para hacer una tarea específica. Este tipo de contrataciones por medio del outsourcing generan que las empresas no tengan ninguna responsabilidad de dar algún tipo de prestaciones o de seguridad social a sus trabajadores.

Los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo revelan que la tasa de informalidad ha disminuido de 2005 a 2018; sin embargo, la tasa para 2018 se sigue registrando por arriba de la mitad de la población con un 56.65% de la población que se encuentran laboralmente vulnerables. Para el segundo trimestre del 2018 la tasa de informalidad para los hombres es de 56.31%, mientras que para las mujeres es de mayor con 57.18% de la población femenina en esta situación. Por otro lado, las entidades federativas con mayor tasa de informalidad fueron Oaxaca con 80.4%, Guerrero con 78.6% y Chiapas con 78.2%.[1]

En resumen, la población que se encuentra en el mercado laboral informal se puede poner en una situación de vulnerabilidad laboral ya que las condiciones en la que trabaja en algunos casos no son las idóneas para su desarrollo profesional ni para generar sus propios ingresos. Por ende, la economía informal no coadyuve a que exista un trabajo decente en la sociedad, el ideal es que la población que se encuentra en una situación de informalidad pudiera transitar a la formalidad. Sin embargo, esto no ha sido posible dado el laxo papel del Estado, ya que no ha tenido la regulación adecuada en el mercado laboral para evitar estas prácticas informales.

Fuente: ENOE, datos del segundo trimestre de cada año.

 

 

[1] Datos del segundo trimestre de cada año.