Posicionamiento acerca del pronunciamiento del Presidente de la Comisión de la Familia y Desarrollo Humano

 

El Senado instaló el pasado 12 de junio la Comisión de la Familia y Desarrollo Humano, presidida por el Senador José María Martínez, quien afirmó que la importancia de esta Comisión radica en la defensa, fortalecimiento y trabajo por la familia, basada en lazos naturales que ha resistido modas y embates[1].

La Comisión está conformada por senadoras y senadores del PAN, PRI, PVEM, PRD y PT y entre los ejes que regirán su trabajo destaca la revisión del marco jurídico relacionado a la familia, así como la incidencia en política pública que tutele la reunificación familiar.

A decir del senador Martínez Martínez, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha extralimitado su criterio en términos de la familia y en algunas entidades federativas se está adoptando un modelo basado en modas o tendencias a las que es necesario poner un alto, incluido el aborto[2]. Es así que lo vertido por el Senador contraviene criterios tanto del Máximo Tribunal Constitucional del país como del Marco Internacional De Derechos Humanos.

Desde INCIDE Social nos parece preocupante la tónica discriminatoria, excluyente y regresiva manifestada por el Presidente de dicha Comisión y al respecto consideramos necesario señalar lo siguiente:

Ciertamente las familias han de ser objeto de amplia protección y tutela por parte del Estado, tratados internacionales de derechos humanos así lo disponen; en nuestra Constitución Política se establece tal protección en el artículo 4°. La SCJN ha interpretado que esta tutela a la familia desde la Constitución, de ninguna manera se limita únicamente a la que deriva de la unión de un hombre y una mujer, y mucho menos en un Estado democrático de derecho que entre otras cosas debe caracterizarse por su pluralidad y laicidad[3].

En las últimas décadas, las familias han experimentado intensos procesos de transformación en su estructura, composición, ciclos y relaciones familiares, generándose una amplia diversidad de arreglos familiares, tales como las parejas sin hijos, los padres y madres sin cónyuge, las integradas por una persona, las formadas por parejas del mismo sexo, las personas unidas en segundas nupcias, las integradas por diferentes generaciones o por personas que no son parientes.

El concepto de familia en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos responde a esta realidad y se caracteriza por ser amplio, flexible e incluyente, precisamente por tratarse de un concepto que va modificándose en función del contexto socio-cultural.[4] De ahí que el Estado debe respetar y proteger la libertad de elegir con independencia de credos religiosos y posiciones personales, por lo que nos preocupa el rumbo que seguirá el trabajo de esta Comisión ante las desafortunadas declaraciones expresadas por su Presidente, que reduce a una mera “moda” a otras formas de familia distintas a la nuclear y heteroparental.

Una premisa central de esta noción es el reconocimiento de las aportaciones que las familias hacen a través de sus tareas de cuidado y crianza en la construcción psicoafectiva de los seres humanos, condiciones básicas para la apropiación de los derechos y, por ende, en la construcción de ciudadanía; así como los dilemas/tensiones que ahora enfrentan por el contexto desprotector en que desarrollan sus tareas de cuidado.

El enfoque que el Senador afirma tendrá el trabajo de esta Comisión parece que en vez de coadyuvar a garantizar que nuestro marco jurídico y política pública esté libre de contenidos discriminatorios parezca reforzarlos, favoreciendo además estereotipos de género e imponiendo una visión fincada en argumentos naturalistas, y que pretende hacer ver que no existe otra manera aceptable o adecuada de vivir en familia y contraviniendo la garantía y protección a los derechos humanos de sus integrantes, en particular de las mujeres y las personas de la diversidad sexual.

En este sentido, esperamos que contrario a lo manifestado por el Senador Martínez Martínez, los esfuerzos de la Comisión se enfoquen al abordaje de situaciones que lastiman seriamente la subsistencia de las familias y la posibilidad de tener condiciones para una vida digna de sus integrantes. Por lo que es deseable que desde la Comisión de la Familia y Desarrollo Humano se trabaje en los puntos siguientes:

La revisión de la deplorable política salarial sostenida desde hace más de treinta años y que ha obligado a las familias a utilizar un mayor número de sus miembros para obtener ingresos, mismos que en términos reales cada día son más bajos y precarios, generando que las personas adultas dispongan de menos tiempo y menos recursos para las tareas de cuidado y protección de niños, niñas, jóvenes, adultos mayores, personas enferma y con discapacidad.

La revisión de la política pública en materia de vivienda debe ser prioritaria. La convivencia familiar y el tejido social se han deteriorado gravemente, generándose altos niveles de violencia a causa (entre otros factores) del reducido tamaño de la vivienda y el hacinamiento que ello provoca, aunado a la lejanía que en muchas ciudades existe entre los centros de trabajo y las unidades habitacionales, así como la ausencia de servicios públicos esenciales para la vida cotidiana de las familias,  y la falta de espacios para la recreación y las actividades deportivas.

Es inaplazable el diseño e implementación de una política pública de corresponsabilidad entre la vida familiar y la laboral. Dentro de la cual se deben considerar estancias infantiles con gran cobertura de población, con personal capacitado y medidas de seguridad adecuadas con la intención de que se considere tanto los derechos de la infancia como el apoyo a la realización de las tareas de cuidado y crianza de las familias. También se deben implementar mecanismos que mejoren las oportunidades de educación para adultos mayores y personas con discapacidad;

Es menester garantizar la oferta de servicios de salud mental comunitaria y de educación emocional para la prevención y atención de conflictividad, miedos, agresiones, soledad y depresión y de los nuevos dilemas que representa la vida familiar.

Es importante el análisis de los marcos de referencia vigentes en las políticas públicas dirigidas de manera directa o indirecta a las familias y sus integrantes, que parten de conceptos únicos de familia que suelen proteger o tomar como parámetro la conformada por hombre proveedor, madre cuidadora e hijos dependientes cohabitando y que múltiples evidencias demográficas establecen que ya no es la preponderante en nuestro país, a fin de evitar que en su operación discriminen la diversidad de arreglos familiares.

El tema de las familias ha sido objeto de abundante reflexión en INCIDE Social; tenemos la convicción de que la función fundamental de la familia debe de ser el proveer a sus miembros afecto, estructuras, salud y desarrollo psicosocial[5], que lo esencial son los vínculos y el tipo de relaciones que se tejen en ellas y los valores para la vida democrática y ciudadana que se pueden fomentar en las mismas, como la libertad, la solidaridad, la equidad, el respeto, la igualdad y la tolerancia; que debemos respetar la voluntad de las personas de unir afectos, esfuerzos y patrimonios, independientemente de que la forma en que estén constituidas.

Consideramos que solamente mediante un diálogo social amplio, incluyente, constructivo y respetuoso que reconozca la diversidad y heterogeneidad que caracteriza actualmente a la sociedad mexicana y en particular a las familias que la integran, será posible desarrollar las instituciones, la legislación, las políticas públicas y lo más importante, los acuerdos sociales que nos permitan avanzar en el desarrollo de sistemas de protección social hacia las familias como parte del desarrollo de la democracia del país, la construcción de un Estado de derecho laico y la realización de los derechos humanos de todos y todas.

Por tal razón, esperamos que el trabajo de esta Comisión se lleve a cabo en un marco incluyente y de respeto, y que ésta se concentre en acciones que verdaderamente incidan en el mejoramiento de las condiciones sociales y económicas de las familias mexicanas.

Organizaciones de la Sociedad Civil: Ala Izquierda A.C., Alianza Cívica, A.C, Alianza Mx, Centro de Apoyo y Defensa de los Derechos Humanos de la Infancia A.C, Colectivo Zapotlán VIHVO A. C., Controla Tu Gobierno, A.C., El Deporte como Valor Universal, A.C, Espolea, A.C., Fuerza Ciudadana, A.C, Fundación Raké A.C, GENDES, A.C., Grupo Feminista 8 de marzo de Chihuahua, Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social, INCIDE Social A.C., Instituto Latinoamericano de Estudios de la Familia, ILEF A.C., Organización Popular Independiente A.C, Panpetalo y tu Derecho a la alimentación, A.C, Red por los Derechos de la Infancia en Ciudad Juárez A.C, Ririki intervención social, Servicios Educativos de Promoción y Asesoría Familiar A.C, Visión Solidaria, A.C.

Personas: Alberto Serdán, Alejandro Hernández López, Angelina del Valle, Beatriz Camacho, Blanca Rico Galindo, Carlos A. Zetina Antonio, Clara Jusidman, Elizabeth Paola Martínez González, Fernando Aguilar Avilés, Gabriela Warkentin de la Mora, Gisela Zaremberg, Guadalupe Ordaz Beltrán, Homero Vázquez Carmona, Jesús Rodríguez Zepeda, José Antonio Peña Merino, José Merino, Josefina Mansilla Lory , Katia D’Artigues Beauregard, Laura Carrera, Lilia Monroy Limón, Lourdes Roca, Lucía Melgar, Lucía, Núñez Rebolledo, Luciana Ramos Lira, Ma. Enriqueta Cepeda Ruiz, Malú Valenzuela, Margarita Estrada Iguiniz, María Antonieta Colette, Soto Caballero, María de Lourdes Pérez Oseguera, Mayli Sepulveda Toledo, Norma Samaniego, Osiris Marín Carrera, Pedro, Salazar Ugarte, Rosa María Camarena , Rosa María Ruvalcaba, Roy Campos Esquerra, Silvia Arce Herrera, Silvia López Estrada, Susana Lerner, Urania Lanestosa Baca , Verónica Rodríguez López, Xabier Lizarraga Cruchaga, Xavier Sandoval.

_____________________________________

[1]  Así lo mencionó el senador Martínez durante su discurso en la ceremonia de instalación de la Comisión. Su intervención completa puede escucharse en: http://www.pan.senado.gob.mx/2014/06/sen-jose-maria-martinez-al-instalar-la-comision-de-la-familia-y-el-desarrollo-humano/

[2] Ibid.

[3] Tesis: P. XXI/2011, Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, t.XXXIV, Agosto de 2011, p. 878.

[4] O´Donell, Daniel, Derecho Internacional de los Derechos Humanos: normativa, jurisprudencia y doctrina de los Sistemas Universal e Interamericano, Segunda edición, OACNUDH/TSJDF,México, 2012, pág. 855. Véase como ejemplo la Observación no. 17 del Comité de los Derechos del Niño (2005), que afirma:   El Comité reconoce que “familia” aquí se refiere a una variedad de estructuras que pueden ocuparse de la atención, el cuidado y el desarrollo de los niños pequeños y que incluyen a la familia nuclear, la familia ampliada y otras modalidades tradicionales y modernas de base comunitaria, siempre que sean acordes con los derechos y el interés superior del niño […]

[5] Conversatorio Familias y políticas públicas, INCIDE Social, 24 de octubre de 2013. Ver: https://www.youtube.com/watch?v=q9OWJD55zNQ

_________________________________________________________________________

Conversatorio Familias y políticas públicas