Sobre el Informe Regional de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

El pasado 14 de junio el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presentó el Informe Regional sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe 2016, titulado Progreso multidimensional: bienestar más allá del ingreso.

En dicho informe se dan a conocer los avances y retos que enfrenta la región así como diversas recomendaciones para lograr un progreso significativo en materia de desarrollo.

El progreso multidimensional consiste en ver el desarrollo de los países más allá del ingreso, del ritmo de crecimiento económico y del Producto Interno Bruto (PIB). Es decir, implica tomar en cuenta los múltiples factores que intervienen en el desarrollo como son la calidad del trabajo, los sistemas de protección social, el acceso y calidad de la educación entre otros, que en su conjunto permiten a las personas tener un nivel de vida adecuado.

De acuerdo al informe, para lograr avances en el desarrollo es necesario:

  •  La implementación de políticas orientadas a no perder los logros alcanzados.
  •  La creación de una nueva arquitectura de políticas públicas para la inclusión.

Sobre el primer punto el informe señala que desde el 2003, gracias a la adopción de políticas sociales innovadoras y a un crecimiento económico inclusivo, más de 72 millones de personas han salido de la pobreza y cerca de 94 millones se han incorporado a la clase media en América Latina y el Caribe. Sin embargo, aproximadamente 25 millones de personas se encuentran en peligro de recaer en la pobreza, cifra que equivale a más de un tercio de la población que salió de esta condición.

Como vía para minimizar las probabilidades de que las personas recaigan en la pobreza, el informe hace hincapié en lo que llama la Canasta de resiliencia ante la vulnerabilidad, consistente en cuatro factores sobre los cuales propone desarrollar políticas públicas adecuadas:

  • Mercado laboral, que puede abordarse mediante la mejora de la calidad del empleo;
  • Protección social, que puede profundizarse a través del acceso universal a un conjunto de beneficios sociales desvinculados del mercado laboral;
  • Acceso a activos físicos o financieros, que puede promoverse por medio del desarrollo de mejores mecanismos de inclusión financiera y de acceso al crédito;
  • Desarrollo de sistemas de cuidados para niños, niñas, adultos mayores, y personas con enfermedad o discapacidad.

Sobre la creación de una nueva arquitectura de políticas públicas para la inclusión se menciona la importancia de impulsar políticas y estrategias inclusivas e integrales adaptadas a poblaciones que sufren de discriminaciones y exclusiones históricas.

El informe explora la situación de tres grupos principales de la población que sufren de exclusiones denominadas duras, es decir que trascienden el nivel del ingreso:

  • Los pueblos afrodescendientes e indígenas de la región. Se estima que la población indígena de la región comprendía en 2010 al menos 44,8 millones de personas (CEPAL, 2014) y la población afrodescendiente 150 millones de personas que no se han visto beneficiadas de la misma manera que el resto de la población.
  • Las mujeres que sufren de violencia de pareja íntima perpetrada por hombres.
  • La población rural, donde el 78% que se encontraba en situación de pobreza por ingresos experimentó pobreza crónica en el período comprendido de 2003 a 2013.

Es necesario que se produzcan cambios profundos en el comportamiento social para lograr eliminar estas exclusiones que impiden a una parte de la sociedad el disfrute de los avances en materia de desarrollo.

Al final, para lograr el progreso multidimensional debemos continuar avanzando en la erradicación de la pobreza y la reducción de las desigualdades en todas sus dimensiones desarrollando políticas públicas que permitan el desarrollo integral de la región, tomando en cuenta el medio ambiente y el respeto a todos los demás derechos, o como el mismo PNUD señala “nada que disminuya los derechos de las personas y las comunidades, ni nada que amenace la sostenibilidad ambiental del planeta, puede considerarse progreso”.

Desde el Observatorio de Política Social y Derechos Humanos, felicitamos este esfuerzo que pone el énfasis en el carácter multidimensional del desarrollo y en la atención urgente de las exclusiones y condiciones estructurales que reproducen brechas entre nuestras poblaciones.

Les invitamos a consultar el informe completo en: http://bit.ly/1XnsJxY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>